Apply here 
 info@idoimexico.com
Instituto De Oncología Intervencionista  en

Glioma difuso instrínseco del tallo encefálico (DIPG)

Los pacientes oncológicos pueden recurrir a la Quimioterapia Intraarterial como tratamiento, pues con ésta es posible que disminuyan los síntomas propios del cáncer, se aumente la tasa de sobrevida y los efectos secundarios de los fármacos sean mínimos.

GLIOMA DIFUSO INTRÍNSECO DEL TALLO ENCÉFALICO (DIPG), es un tumor cerebral agresivo y de infiltración difusa que surge en la parte anterior o ventral de la Protuberancia o Puente del Tallo Cerebral.
Las células cancerosas se entremezclan con el tejido sano afectando a más del 50% de la extensión de la protuberancia o puente y envuelve la arteria basilar.


Rara vez se presenta en la población adulta, la edad media al momento del diagnóstico es de 7 años y su supervivencia reportada en la literatura mundial es de nueve meses.


Históricamente, DIPG fue considerado como una enfermedad restringida en gran medida al tallo encefálico, pero la evidencia acumulada subraya su potencial de diseminación a otras áreas del cerebro y médula espinal. De hecho, la invasión a estructuras vecinas (mesencéfalo, bulbo raquídeo, cerebelo o incluso extensión al tálamo) se produce en más de la mitad de los pacientes.


Los niños generalmente experimentan síntomas durante un mes o menos antes de ser diagnosticados. Los signos y síntomas clínicos del DIPG se deben a la compresión o disfunción de las estructuras anatómicas en y cerca de la porción anterior o ventral de la protuberancia o puente, sitio donde surge el tumor.
La mirada disconjugada y la visión doble (diplopía) resultante asociada con la disfunción del sexto nervio craneal casi siempre ocurren como un signo inicial. La debilidad o asimetría facial también puede resultar del daño al séptimo nervio craneal. La debilidad de alguna extremidad, la hiperreflexia y el signo de Babinski en el examen neurológico pueden resultar del daño a las vías motoras largas que pasan a través de la protuberancia. Las alteraciones de la marcha, la coordinación o el habla (ataxia, dismetría, disartria) indican la afectación de fibras nerviosas que van al cerebelo adyacente. En conjunto, a esta combinación de afectaciones se le conoce como la tríada clásica de presentación del DIPG, aunque hasta la mitad de los pacientes pudieran no demostrar estos hallazgos típicos. En un porcentaje menor de los casos, una extensión dorsal del tumor pudiera bloquear el flujo del líquido cefalorraquídeo produciendo un aumento en la presión dentro del cráneo conocida como hidrocefalia, produciendo dolor de cabeza, náuseas y fatiga, y puede progresar a la herniación de estructuras craneales con repercusiones muy graves.


Debido a que el Glioma Intrínseco Difuso del Tallo Cerebral (DIPG) crece de manera difusa, la resección quirúrgica no es posible. La Radioterapia ha sido el pilar del tratamiento desde su introducción hace más de treinta años. 
El Instituto de Oncología Intervencionista (IDOI) brinda quimioterapia intraarterial superselectiva como alternativa de tratamiento para diversos tipos de cáncer y para casos complejos como el DIPG.


Hasta mediados del 2018, en el IDOI se han tratado 67 pacientes con diagnóstico de tumor DIPG y una edad promedio de 9 años. Tras su tratamiento, la mediana de sobrevida ha sido de 18 meses. Poco más del 70% de los pacientes registró más de 1 año de sobrevida y casi 20% por ciento más de 2 años de sobrevida.
Además, la Clínica 0-19 (base operativa de IDOI), se encuentra localizada en Monterrey, N.L., lo que le permite al Instituto trabajar con los mejores hospitales de México.

#givingsecondchances